Triunfo agónico: Nacional sigue sumando en la Liga BetPlay

Cuyabros y verdolagas disputaron un partido discreto y de pocos goles. La diferencia la marcó una jugada polémica que el árbitro Hinestroza dió como penal para Atlético Nacional. El capitán Jefferson Duque cobró la falta, lo que bastó para sentenciar el partido a favor de su equipo.

Imagen
Foto: @QuindioOficial
@nacionaloficial

En su regreso a Primera División el Quindío juega para nunca irse. Quintabani planteó muy bien el partido y le cerró los espacios al verdolaga, que nunca pudo encontrar a Jarlan, Candelo y Duque. Sólo los atisbos de Andrade parecían ser la fórmula para inquietar el arco de Estacio.

Al cumplir con su tarea defensiva, los cuyabros se tomaron confianza y tuvieron más incidencia en la portería de Quintana. Mina probó los reflejos del portero luego de cazar un rebote en el área, luego Chaverra perdonó la pasividad de los antioqueños para marcar en un tiro libre metiendo mal la cabeza en una acción que pudo ser gol, porque Aldair dudo en la salida y regaló su posición.Ante la imposibilidad que tuvo Nacional, por el buen comportamiento de los cafeteros, en complicidad con el inundado campo de juego, el Rifle se echó la responsabilidad a sus espaldas y con dos remates de media distancia fueron las únicas opciones en los primeros 45 minutos.

Lo que el actual líder de la Liga Betplay no encontró en el juego, se lo concedió una mala decisión arbitral. Antes de ir a las duchas el central decretó un penal por una inexistente mano de Cortés. Duque ejecutó con maestría y aventajó a su equipo, el cual hasta ese momento no había hecho nada por el partido.La desventaja en el marcador no le bajó el ímpetu a los dirigidos por Quintabani y en el primer minuto por poco consiguen el empate.

@Dimayor

Los cuyabros entendieron que era la peor tarde de Nacional en el presente campeonato y apretaron por el empate. Al minuto 55 Balanta logró inflar la red tras ponerle la cabeza a un tiro libre, pero la acción fue invalidada por fuera de lugar.El verde no pudo salir de las cuerdas y Quintana se convirtió en héroe al recibir todos los golpes. El portero salvó un cabezazo de Chaverra al piso luego de un tiro de esquina, se volvió a poner la capa para atajar en dos tiempos un tiro venenoso de Serna y en el final se jugó la vida para ponerle el pecho a un balazo de Balanta.Quindío se juega en cada partido una final para alejarse del descenso y en el Parque estadio de Envigado estuvo a la altura. El infortunio del penal y el aguacero que le apagó el incendio a Nacional le impidieron llevarse algo a su casa.

Foto: La Hora del FPC
Comparte este contenido