Liga Águila | Un Poderoso DIM derrotó al Bucaramanga y continúa en racha

<foto: Javier Nieto
<foto: Javier Nieto

En el Estadio Atanasio Girardot de la ciudad de Medellín jugaron esta noche los dos equipos con la mejor racha de victorias de la Liga Águila-II. Fue el local, el Independiente Medellín el que salió victorioso y cortó la racha de siete partidos ganados del Atlético Bucaramanga.

El equipo del Pueblo

Un gran marco se veía en las gradas con un numeroso público que como es costumbre, estuvo fielmente apoyando a uno de los equipos con la mejor hinchada del país como lo es el DIM.

El inicio del partido fue de mucho estudio táctico, ambos equipos conservaban muy bien sus líneas y no daban espacios en el mediocampo para que el otro generara juego.

El ímpetu, el envión inicial estuvo a cargo del local, conforme avanzaba la primera parte el poderoso de la montaña se fue afirmando en el terreno de juego y se le veía mas cómodo en el campo. Germán Cano, su figura estelar tuvo dos aproximaciones a gol en la primera mitad del juego pero sin mucho éxito en la definición. Por su parte la visita no lograba avanzar y aproximarse al arco de David González.

Las ausencias pesaron en el equipo de la ciudad bonita

Los dos laterales titulares y de muy buen nivel en el presente campeonato que ha significado la clasificación anticipada del Atlético Bucaramanga a las finales hoy no pudieron ser de la partida. Harold Gómez estaba suspendido por acumulación de tarjetas mientras que Marvin Vallecilla se encuentra en el departamento medico del equipo de la capital del departamento de Santander.

Sus remplazantes en la noche de hoy no fueron ni la sombra de sus compañeros, por un lado Fabio Rodríguez fue intrascendente en el armado del juego mientras que por el otro costado estaba un Jeison Quiñonez que es realmente defensor central, no lateral.

El técnico Flabio Torres quiso experimentar con esta alineación y pagó caro por el atrevimiento.

James Aguirre y un error que costó caro

Cuando se jugaban 32 minutos del primer tiempo, el guardameta santandereano se complicó solo al no decidirse en despejar un balón que el mismo jugador del Bucaramanga terminaría enviando al tiro de esquina, cobro del que se encargó la figura de la cancha Andrés Ricaurte que centró a la llegada de Jesús Murillo que con precisión y gran potencia cabeceo el tiro y lo embocó al fondo del arco del equipo de la ciudad bonita.

Minutos antes el autor del gol había tenido una posibilidad clarísima de gol que falló solo frente al arco errándole al balón por centímetros.

Los últimos 15 minutos de la primera mitad fueron los mas entretenidos, por momentos ambos equipos lograron imponer su juego y penetrar las líneas defensivas rivales. El Medellín aprovecharía una de sus posibilidades mientras que la visita no tuvo fortuna, sobretodo al minuto final cuando el volante samario Brayan Rovira remató con potencia contra la humanidad de González que con el pecho desvió el remate al que debió ser pitado como tiro de esquina pero que increíblemente ninguno de los árbitros vio.

No habría porqué hablar de este tema pero cuando toca, toca

El arbitraje es uno de los puntos que más falta por ser mejorado en el Fútbol Profesional Colombiano. El central del juego entre paisas y santandereanos se vio muchas veces sin la autoridad necesaria para mantener el control del encuentro.

Ambos equipos entraban con mucha fuerza a los más talentosos de ambos equipos, Ricaurte y Sherman Cárdenas sufrieron muchos golpes que, para sorpresa de todos, no eran castigados con amonestaciones o un correctivo fuerte.

Si bien los árbitros no fueron determinantes en el resultado final, tal vez se pudo preservar mejor la forma de los jugadores de ambos bandos.

Dicho esto y expuesto lo que pasó en los primeros 45 minutos, el local ganaba 1 - 0 y el segundo tiempo generaba gran expectativa para los espectadores.

El cambio de actitud era de esperarse pero faltaron ganar para acompañar este deseo

El Atlético Bucaramanga, con desventaja en el marcador salió decidido a, en la segunda parte, empatarle al DIM.

Kevin Salazar entraría por un Juan Jiménez de muy discreto partido y seria el acompañante de Pérez y Cárdenas en la generación de juego pero sin mucho peso. Fue tanto así que antes de la culminación del partido el bogotano seria remplazado, evidenciando que fue poco lo que hizo desde que entró al campo.

El Deportivo Independiente Medellín no se ha caracterizado por su buena defensa, han recibido muchos goles y su arquero ha sido figura en muchos de estos ya que se ha mostrado muy seguro y es de los que mas balones ha detenido a lo largo de lo que va corrido de liga.

A pesar de estos antecedentes, el equipo visitante no representó una amenaza mayor para el equipo local, solamente en los últimos minutos Rangel se voltearía en el área y sacaría un buen remate que González contendría muy bien tras unos reflejos increíbles que le alcanzaron para detener el remate del bumangués.

Aunque el segundo tiempo fue mucho mejor para el de la ciudad bonita, sus jugadores se notaron agotados, algo lentos en cancha, factores determinantes para que el gol no llegara en su visita a la ciudad de la eterna primavera.

Un juego mucho más cómodo para el DIM que traería sus frutos

En la parte complementaria el poderoso de la montaña le entregó el balón a su rival y se concentró en esperar la oportunidad para contraatacar y liquidar el partido.

Su defensa se mostro muy solida y siempre bien ubicada para contrarrestar los ataques del Bucaramanga. Hoy sus laterales fueron mucho más defensivos que en partidos pasados y esto hizo que los espacios atrás se redujeran para su rival que evidentemente se notaba incómodo con el juego que se estaba dando.

Cano no pudo anotar en la despejada noche de Medellín pero fue importante para distraer a la defensa contraria. En el minuto 77 una salida del Bucaramanga que Rangel no pudo bajar con claridad dejaría a Ricaurte con gran espacio para avanzar por el medio. Ni los volantes ni la defensa pudo evitar el remate preciso y esquinado del gran jugador antioqueño que abriría su pie para definir lejos de los alcances de Aguirre y decretar el definitivo 2-0 en el marcador.

Seis victorias consecutivas

El Independiente Medellín enlaza 6 victorias de manera consecutiva y llegó a 32 puntos jugadas 17 fechas. Los dirigidos por el ecuatoriano Octavio Zambrano están viviendo su mejor momento y ahora deberán visitar a un golpeado Deportivo Pasto que ha tenido una temporada para el olvido.

El DIM espera lograr la 7ma victoria consecutiva que les permita seguir en la parte alta de la tabla y de esta manera llegar a la última fecha para enfrentar a Envigado en su casa y terminar la fase de todos contra todos de la mejor manera.

La racha se acabó pero la ilusión sigue viva

Atlético Bucaramanga sumó su segunda derrota desde la llegada de Torres a la dirección técnica del equipo pero se mantiene entre los puestos de vanguardia de la liga y el sueño de jugar torneo internacional sigue latente a pesar de las victorias de Cali y Rionegro que en la reclasificación son los dos equipos más cerca al Leopardo.

En la próxima fecha, en el Estadio Alfonso López, el Bucaramanga recibirá a un Deportivo Cali que aún se juega su clasificación y que significa un duelo directo para estar en los puestos de Copas Internacionales. Después de esto termina la fase de todos contra todos visitando a Rionegro. Lo que significa que a los santandereanos les quedan dos partidos muy importantes en los que el entrador deberá pensar si preserva jugadores para las finales o busca asegurar su cupo en lo que sería un hecho histórico, volver a jugar un torneo continental después de 20 años.

Comparte este contenido