La situación incómoda que vive James Rodríguez con el Real Madrid

Desde que el colombiano regresó al equipo madrileño a mediados de 2019, el cucuteño ha jugado en solo 13 oportunidades (8 como titular) y ha anotado un gol.

Hace tan solo 6 años, cuando James Rodríguez era una de las mayores promesas del fútbol mundial y tocó la gloria con una excelente copa del mundo en Brasil, ahora su futuro es incierto y espera una nueva oportunidad en otro selecto club que le dé la chance de jugar.

Para nadie es un secreto la calidad que representa el colombiano; tiene una zurda mágica, una clara visión de juego y representa aspectos positivos para el estilo del equipo en el que juegue. Sin embargo, estas claras habilidades se han reducido con su presente en el Real Madrid y la prensa gira entorno más a su vida personal y no al fútbol.

En el 2014, Real Madrid pagó una cifra de aproximadamente 80 millones de euros por el colombiano y debido a esto, no estarían dispuestos a dejarlo ir tan fácil, pues desean recuperar un poco de la inversión. La cifra que estarían pidiendo son 50 millones de euros, cantidad que pocos equipos tienen la posibilidad de desembolsar y más aún, con la situación actual que se vive por el Covid-19, y con un jugador de altibajos por lesiones o rendimiento en el terreno.

La relación de trabajo entre James y Zidane no es la mejor

En su carrera como jugador profesional, James no ha tenido el mejor trato con los técnicos que lo han dirigido: Cuando jugó en Mónaco, Claudio Ranieri lo dejó en la banca en algunas ocasiones por no acatar sus indicaciones, en su primer paso por el Madrid, tuvo ciertas indiferencias con Rafa Benítez y este último llegó a decir que su nivel estaba por debajo de todo el equipo.

Con la llegada de un referente como Zinedine Zidane al banquillo merengue, la situación no mejoró para el colombiano y empezó a no ser tenido en cuenta en las convocatorias del equipo. Tras esto, el 10 de la Selección Colombia probó suerte en el Bayern Munich y cuando se creía que estaba encontrando de nuevo el rumbo, el técnico Niko Kovač lo sentó en algunas oportunidades porque le reprochaba el estilo de juego que tenía.

De nuevo en el Real Madrid, ya todos conocen su situación actual y se preguntan cómo un jugador de tanto nivel como James Rodríguez, no encuentra su lugar y sale por la puerta de atrás. A decir verdad, algunas veces se ha comportado con cierta modestia y cree tener su lugar asegurado en los equipos que juega, pero no siempre recibe ese trato esperado.

El tema de las lesiones es algo que también le ha impedido poder desarrollarse mejor en los clubes que ha jugado, por ejemplo, a inicios del 2019 tuvo un gran momento con el equipo alemán, pero una molestia en el sóleo lo dejó sin actividad por un tiempo y a su regreso, el técnico ya pasó a considerarlo una segunda opción.

Su estilo en el terreno de juego es atípico, ya que a muchos en la modernidad no les gusta ser un 10 tradicional. Se le ve incómodo cuando juega por los extremos o cuando tiene que defender, a James le gusta jugar para su equipo y que los delanteros se acoplen a su estilo.

En la Selección Colombia siempre juega detrás de los delanteros, se asocia con los extremos y se ven los resultados. Pero en Europa se juega diferente y esto es lo que le ha pesado al cafetero. ¿Cuál será el desenlace de toda esta historia? James está cerca de sus 29 años, aún tiene tiempo de acomodarse en un equipo y volver a ser esa figura que todo el mundo vio en 2014.

Un Jugador histórico como Faustino Asprilla manifestó su apoyo al colombiano y además, arremetió contra el técnico francés que no le ha dado la oportunidad de jugar en este último tiempo.

Comparte este contenido