Colombia, la incertidumbre hecha finalista

Colombia logró vencer el nerviosismo en un partido muy apretado. Por otro lado, Costa Rica reaccionó en el momento indicado, sin embargo, en el alargue las cafeteras sentenciaron. Así, el desgaste hizo efecto y las sudamericanas son finalistas.

La jornada del 6 de agosto en los Panamericanos tuvo en la séptima posición a Jamaica, quinta a México, pero en la semifinal lo que nos compete verdaderamente era el encuentro entre Argentina y Paraguay. Antes de Colombia contra Costa Rica, las argentinas vencieron a las paraguayas por tres goles a cero. Las dirigidas por Carlos Borello esperaban contrincante entre sudamericanas o centroamericanas.

En busca de lograr hacer lo mismo de hace cuatro años, (ser finalistas), pero esta vez con el objetivo de llevarse la medalla de Oro, Nelson Abadía alineó un equipo característico. Además, esta vez, Daniela Montoya volvió a ser titular en el onceno colombiano.

Foto: @FCFSeleccionCol

Costa Rica, en el mando de Amelia Valverde buscaba ser finalista después de cerrar la fase de grupos como líder ante la mundialista Argentina. Por esta razón, Valverde dispuso un onceno que venía teniendo continuidad durante estos Juegos Panamericanos.

Foto: @fedefutbolcrc

Foto: @fedefutbolcrc

Victoria amplia, pero no suficiente en la primera mitad

Tan pronto como inició el compromiso, ambos conjuntos empezaron a estudiarse. Por esta razón, los primeros minutos transcurrieron con pocas opciones para los dos combinados. Sin embargo, después de minutos de trámite, Costa Rica pegó primero con un cabezazo de Sofía Varela cercano al pórtico de Catalina Pérez. Cinco minutos posteriores, Daniela Cruz impactó y su intención salió ligeramente desviada.

Las dirigidas por Nelson Abadía lograron acercarse con un remate de Diana Ospina tras el desborde de Carolina Arias que se quedó en la malla exterior. Aunque Costa Rica había tenido más opciones, Colombia abrió el marcador a través de Leicy Santos pinchando el balón por encima de una adelantada Priscila Tapia.

Posteriormente, a los cuatro minutos de haber abierto el marcador, sobre los 34, Catalina Usme ejecutó un tiro libre que pegó en el travesaño. La capitana, Natalia Gaitán tomó el rebote para decretar el segundo del encuentro. Sin duda alguna con la victoria, Colombia empezó a relajarse, pero Catalina Pérez evitó el descuento tico.

Impensada igualdad con destino al alargue

El complemento inició con ataques colombianos con un disparo de Leicy Santos contenido por Priscila Tapia. Antes de finalizar la primera etapa, llegó la calma y así también empezó el segundo capítulo para Colombia. De hecho, en el cuarto de hora, inició la preocupación, tras un mal rechace de Catalina Usme, Carol Sánchez tomó el rebote de primera para descontar.

Foto: @fedefutbolcrc

Evidentemente, Colombia debía buscar aumentar la ventaja en el complemento sin que le marcaran primero. Aunque no lo encontraron y Costa Rica descontó, Daniela Montoya cedió para Leicy Santos que centró y Diana Ospina impactó para marcar el tercero. Si bien antes llegó la calma, en un partido de fútbol nada está escrito hasta que la juez pita el final. La ansiedad de verse finalistas, el nerviosismo para aguantar el marcador cobró y Colombia se encontró con un huracán llamado Costa Rica.

Foto: @fedefutbolcrc

Y es que en un abrir y cerrar de ojos, cuando faltaban escasos minutos para ser finalistas, Carol Sánchez envió un pelotazo que se coló lentamente en el pórtico colombiano. Sin embargo, con ello clasificaba Colombia, pero María Paula Salas puso el toque de suspenso en el 89, un minuto después del segundo tanto. Así finalizó el partido regular con una paridad impensada.

Foto: @fedefutbolcrc

Colombia venció la falta de piernas

Cuando todo era una incertidumbre para ambas escuadras, apareció la solución, la mejor de todas, Leicy Santos inventó una jugada que culminó en gol. Sobre los 93 minutos, Leicy cedió el balón a Catalina Usme que marcó de primera para devolver la calma y la tranquilidad.

De esa manera, con la calma que pedía Leicy, el juego vivió dos historias, por Colombia, aguantar el marcador. Por otro lado, Costa Rica se volcó al ataque buscando igualar nuevamente, pero la falta de piernas y las recurrentes atajadas de Catalina Pérez fueron determinantes. Fue mucho el esfuerzo de sudamericanas y centroamericanas para tener que disputar 30 minutos más cuando los calambres y posibles lesiones empiezan a cobrar factura.

Finalmente, Colombia logró vencer a su rival y llegar a la final por segunda ocasión consecutiva. Así las cosas, tendrá que disputar la medalla de Oro frente a Argentina, un rival difícil, pero que no tiene a Estefanía Banini ni a Florencia Bonsegundo como jugadoras fundamentales. Costa Rica no se detiene acá, sino que tendrá que disputar el tercer puesto frente a Paraguay, todo esto el viernes 9 de agosto.

Comparte este contenido