Un triste regreso continental

Victor Ferraz y Matheus Henrique fueron los autores de la noche triste en el Pascual Guerrero

FOTO: CEET

En el debut de América de Cali, los escarlatas no pasaron su mejor noche. El estadio lleno y con mucha ilusión de los hinchas rojos y blancos pintaban un excelente marco para un excelso partido para el cuadro local.

En la etapa inicial, los locales tenían la clara intención de jugarle con posesión y buen toque por los costados. Por su parte, el equipo visitante saldría a jugar con la camiseta y la misma historia del equipo brasileño.

El juego se hacia denso en la mitad de la cancha, los jugadores no regalaban nada en el campo de juego, pero Gremio imponía su jerarquía por momentos. Matias Pisano era el mas incisivo por el cuadro local mientras la agilidad y el despliegue de Diego Souza era la clave para la escuadra visitante

El primer gol del encuentro llegaría tras un tiro libre que pega en la barrera americana y fortuitamente le llega el rebote a Victor Ferraz que definiría de gran manera. El 1-0 ya cambiaría totalmente el panorama del juego; América adelantó sus lineas y buscaba pequeñas sociedades en la mitad del campo.

El gol de la fecha lo quería marcar Matias Pisano, luego de un excelso enganche y con una gran categoría la quiso colgar al segundo palo, pero el palo se interpondría para ahogar el grito de gol y una pintura para el recuerdo.

En la etapa complementaria, América sabia que tenia la obligación de buscar el empate pero Gremio con su jerarquía no lo dejaría. Al minuto 5′ del segundo tiempo, jugada por el sector izquierdo y de gran resolución y al estilo brasilero la colgó el jugador Matheus Enrique, puntillazo para el marcador

El partido se convertiría en solo intenciones pero no contundencias para el equipo de Guimaraes, pero las anotaciones nunca llegaron. El arquero Vanderlei ahogó toda esperanza de gol y el equipo americano saldría con una derrota en su debut y regreso al certamen internacional.

Comparte este contenido