Liga Águila | Deportivo Pasto, en busca de la segunda

Deportivo Pasto, ese equipo humilde que luchó de principio a fin de la mano con Millonarios en búsqueda de la final lo logró. El cuadro volcánico hizo de Ipiales su fortín para volver a un tramo definitivo, algo que no lograba desde el primer semestre de 2012.

Evidentemente, hubo un cambio de cara en el equipo pastuso, pues en torneos anteriores, los timoneles del Deportivo Pasto salían de 19 jugadores y traían la misma cantidad y nunca tenían éxito. Sin embargo, ahora con Alexis García en el mando, encontraron la manera de vencer las adversidades y demostraron de qué están hechos.

Foto: Néstor Gómez/El Tiempo

Jugando en simultáneo entre Ipiales y Bogotá esperando la definición del Grupo A hubo mucho nerviosismo y a la vez mucha expectativa dado que el Municipal de Ipiales no cuenta con luminarias, el partido se jugó a partir de las 3:30 a la misma hora Millonarios América.

Sin duda alguna, se trataba de dos rivales que desde el inicio del torneo se plantaban como candidatos a por lo menos ser finalistas. Así, cada equipo sumó apenas una derrota como locales en la competencia regular y asumían el último tramo de la Liga con la misma seriedad.

Desde el inicio del juego y hasta el final, el volcán eructó de felicidad por la gran victoria y por ese anhelado pasaje a la final. A continuación, lo que sucedió durante esa hora y media de felicidad pastusa jugando también con los resultados en simultáneo entre Millonarios y América de Cali.

Hacer la tarea en el primer tiempo, pero Millonarios con pie en la final

Tan pronto como inició el compromiso, Unión Magdalena deseaba dañarle la fiesta al Deportivo Pasto, pero lo único que lograba con cada ataque, era cargar más el volcán que logró eructar con el tiempo.

Apenas con cuatro minutos en el reloj, Ruyery Blanco se encontró muy solo en la medular, disparó, y Neto Volpi atajó cómodamente. Aunque el dominio era del cuadro samario, Deportivo Pasto respondió dos minutos después con la apertura del marcador, tras un error de Abel Aguilar en salida, Mariano Vázquez cedió para Daniel Giraldo, el volante asistió a Carlos Hidalgo que definió de volea batiendo a César Giraldo.

Foto: Colprensa

La alegría era inmensa en Ipiales, sin embargo, en la ciudad de Bogotá, César Carrillo anotaba el gol de la victoria parcial que aguaba las esperanzas pastusas. A raíz de esa tranquilidad en el marcador, Deportivo Pasto continuó con el manejo del balón.

Mariano Vázquez, Andrey Estupiñán y Jown Cardona fueron los encargados de darle descanso al balón. Por otro lado, Unión Magdalena tuvo un tramo en el que se vio dominado y volvió a llegar al pórtico de Volpi con un disparo que embolsó el cancerbero brasileño.

Pasto estaba haciendo la tarea y, de hecho, amplió la diferencia en el tiempo de adición. Una transición que inició en la derecha y terminó en la izquierda con una asistencia de José Ortiz para Jown Cardona que remató para vencer por segunda vez a César Giraldo. Así, con una victoria finalizó la primera parte, pero el sueño de la final se veía afectado por el triunfo de Millonarios contra América.

Deportivo Pasto aprovechó la victoria escarlata para clasificar

Los dirigidos por Alexis García entraron motivados en la segunda parte y se hicieron con el control del balón. Unión no supo qué hacer con la pelota en sus pies, Además del amplio marcador, la hinchada volcánica celebró el tanto de Jeison Medina a los siete minutos del complemento en Bogotá.

Deportivo Pasto liquidó el compromiso que ya estaba más que liquidado con un gol de Ray Vanegas después de un gran desborde de Henry Rojas que volvió a jugar de lateral izquierdo. Un centro del ibaguereño culminó con un testarazo para anotar el tercero. Asimismo, en Bogotá, Carlos Sierra marcó el segundo y lapidario gol que llevaba al Pasto a la final.

Foto: @DeporPasto

Los locales comandaron el Grupo A con 13 puntos para ubicarse en la final, por otro lado, Millonarios quedó a dos puntos con 11. Deportivo Pasto tendrá la oportunidad de alcanzar su segunda estrella después del Torneo Apertura de 2006 cuando venció a Deportivo Cali.

Lágrimas albiazules en El Campín de tristeza, de saber que estuvieron cerca de la Final. En contraste, las lágrimas tricolores fueron por la alegría de estar a 180 minutos para ser campeones por segunda vez en su historia.

Comparte este contenido