Junior se quedó a doce pasos de la hazaña

Después de unos vibrantes 210 minutos en la final de la Copa Sudamericana, Atlético Paranaense venció a Junior en la tanda de penales y se consagró campeón del torneo.

En una final que pintaba para ser un gran espectáculo, Atlético Paranaense recibió a Junior en el Arena da Baixada de Curitiba. El Tiburón había empatado en la ida con el Furacão, y todo se definió en Brasil.

Tiago Nunes, entrenador del local, puso a sus mejores hombres en cancha para la búsqueda del título.

Foto: CONMEBOL
Foto: CONMEBOL

Por su parte, Julio Comesaña contó con la presencia de Teófilo Gutiérrez y Gabriel Fuentes, que por sanción se perdieron la ida.

Foto: CONMEBOL
Foto: CONMEBOL
Igualdad tras 180 minutos de sufrimiento

El partido comenzó y Junior buscó hacerse con el balón. A los 13´, los rojiblancos se aproximaron con un pase de Gutiérrez para Jarlan, que remató desviado. Diez minutos después, llegó la primera para el local, un remate de media distancia de Renan Lodi fue atajado por Sebastián Viera. Pero al minuto 26, en un error de Junior en la salida, que dejó el balón dividido, hizo que Raphael Veiga ganara el balón para asistir a Pablo Felipe que anotó el 1-0. El delantero brasileño llegó a cinco goles en la Copa y se convirtió en el máximo goleador. Así terminó el primer tiempo.

Foto: El Comercio
Foto: El Comercio

En la segunda parte, se notó la mejoría del Junior, que salió a proponer desde el inicio. Al 57´, un tiro de esquina cobrado por Jarlan Barrera, hizo que de cabeza Jefferson Gómez asistiera a Teo, que empató el compromiso con un testarazo. El atacante barranquillero acumuló su tercer gol en la competición, después de haberle anotado dos goles a Santa Fe en semifinales. Dos minutos después, Luis Díaz se aproximó al pórtico local con remate que pasó rozando. Sobre los 66 minutos del partido, Teófilo aprovechó el mediocampo roto del local y disparó a puerta, pero el tiro salió desviado y esa fue la última opción de peligro en el tiempo reglamentario.

Con un cotejo más controlado por Junior, el reloj no dio para más y debía jugarse la prórroga. La única jugada importante en los primeros quince minutos fueron el remate de Luis Díaz al 96´y la infracción en el área que recibió Yony González, un claro penal, pero que la terna arbitral chilena no pitó ni revisó el VAR.

Para el segundo tiempo extra, a los 109´, un pase de Teófilo a González terminó la infracción del arquero Santos sobre el delantero. Y el fútbol como en la vida, no se queda con nada, amonestación para el golero y claro penal a favor de Junior. En los pies de Jarlan Barrera estaba la ilusión del pueblo juniorista, pero el '10' en un remate cruzado, lo botó a las nubes. Cinco minutos después, el habilidoso jugador se fue sustituído por Daniel Moreno. El Tiburón mostró los dientes hasta el cansancio, pero no pudo morder.

Tan cerca pero tan lejos

Después de intensos 120 minutos, el campeón se definiría en la tanda de los penales. Empezó pateando Junior, Luis Narváez anotó el primero; Jonathan empató las acciones; Gabriel Fuentes remató al palo; Veiga hizo el 2-1 a favor del Paranaense; Rafael Pérez igualó el marcador; Bergson hizo el tercero y Teo desperdició el penal. Lodi tenía el título en sus pies, pero lo botó. Viera marcó el 3-3. Cuando la esperanza retornaba al Junior, un potente remate de Tiago Heleno coronó campeón al Atlético Paranaense que venció 4-3 en los penales.

Un pequeño pero merecido reconocimiento

Julio Comesaña y sus dirigidos lo dieron todo, dejaron el nombre de Junior en alto, al igual que el de nuestro país. Jugadores como Jarlan Barrera con su talento, Sebastián Viera con su seguridad, James Sánchez con la precisión, Rafael Pérez y Jefferson Gómez defendiendo, Víctor Cantillo dando pinceladas de buen fútbol, Gabriel Fuentes y Marlon Piedrahita dándole vida al equipo por las bandas, Luis Díaz con sus goles y asistencias, Teófilo Gutiérrez pivoteando, por mencionar algunos, fueron fundamentales en este subcampeonato y es justo aplaudir de pie a un gran equipo.

El camino del campeón

El Furacão dejó en el camino a Newell´s Old Boys de Argentina, Peñarol de Uruguay, Caracas de Venezuela, también a Bahía y a Fluminense de su país, para coronarse campeón de esta edición. Asimismo, en agosto de 2019 le espera la Suruga Bank frente al Shonan Bellmare de Hiratsuka, el último campeón de la Copa de Japón.

Foto: El Comercio
Foto: El Comercio

Atlético Paranaense consiguió su primera Copa Sudamericana y Tiago Nunes, su entrenador, ganó su primer título internacional.

Por su parte, Junior estuvo cerca de la gloria, pero el fútbol es así, a veces no le da las cosas al merecedor. Ahora no hay tiempo de lamentarse, y el conjunto barranquillero viajará directamente a Medellín, para enfrentar la final de vuelta de la Liga Águila.

Comparte este contenido