Dimayor, involución del fútbol femenino

Enojo, indignación e impotencia son tal vez las tres palabras que me rodean el 2 de febrero de 2021. Tras un año en el que me dieron oportunidades para creer que una entidad seria como la Dimayor podría visibilizar el fútbol femenino gracias a los enlaces para ver los partidos fecha tras fecha, hoy nos tiran la nueva bomba.

Razones se les ha dado a la Dimayor para que la seriedad se cumpla y se apodere de una Liga Femenina que debe ser digna. Ejemplos incontables como la clasificación en 2015 a los octavos de final del Mundial de Canadá, y en el mismo año, el subcampeonato de los Juegos Panamericanos, el título histórico del Atlético Huila en la Copa Libertadores en 2018 y como si fuera poco, haciendo nuevamente historia con la presea de oro en los Panamericanos de Lima en 2019. Estos son apenas algunos de los logros que nos han hecho soñar, pero que, de un momento para acá, nada ha cambiado en lo absoluto.

Foto: El Tiempo
Foto: Pulzo

Decir que contamos con una Liga Profesional sería realmente un premio, y más con los dirigentes que hoy en día tenemos. Unos que parecen fósiles en el ente como Álvaro González Álzate quien, en 2019, quería transformar el balompié colombiano femenino de nuevo al amateurismo.

Pese a todo lo que ha sucedido en incontables torneos desde 2017, cuatro años después, la Dimayor tiró la nueva bomba que evidentemente no ha calado bien.

2021, pandemia y dimayoradas

Como si no fuera suficiente con la pandemia del COVID-19, en el 2021 se juntó una segunda: la falta de compromiso de Dimayor frente a la Liga femenina. Antes de que iniciara el fútbol colombiano masculino, publicaron los calendarios de la actividad deportiva, una, en la que no incluían a las mujeres.

Esa segunda pandemia, se agudizó el segundo día de febrero, pues la entidad publicó un comunicado que daba información acerca de unas próximas reuniones con los equipos que quieran formar parte del torneo y que, tras ello, serán meses de otras reuniones para definir el formato de la competencia.

Una desfachatez completa por parte de la Dimayor al decir, “estamos comprometidos con los clubes y los diferentes grupos de interés, para seguir consolidando el fútbol femenino en Colombia y entregando las garantías necesarias para que las futbolistas puedan desarrollar la pasión por este deporte”.

Antes de anunciar su ‘compromiso’ con el fútbol femenino, salen a decir, “en el cronograma de la temporada, se tiene establecido que la Liga Femenina 2021 inicie el 18 de julio y finalice las primeras semanas de septiembre, debido a que la Conmebol remitió información con que la Libertadores femenina 2020 será en marzo y la versión del presente año comenzará en septiembre”.

Dimayor, les pregunto, ¿compromiso es realizar un torneo de mes y medio? ¿Hay suficientes garantías para ellas como para considerar el fútbol femenino de nuestro país profesional? Por favor, más respeto por parte de la entidad. Si fueran comprometidos con la Liga Femenina, no habría esa involución en todo sentido. Además de dejarle de echar la culpa a la Copa Libertadores. ¿Por qué no publican el calendario del fútbol femenino al igual que el masculino?

Una Liga de mes y medio es una falta de respeto que sigan haciendo una liga por ‘cumplir’ tras cuatro años de existencia, además de un irrespeto con la actividad de las jugadoras. Es imposible que con un parón tan largo para clubes y futbolistas y con un torneo tan corto logren obtener su mejor rendimiento. Con los enlaces no basta tampoco se logrará tener tantos espectadores y es mucho más complicado que un patrocinador, se anime a auspiciar una competencia de tan escasa duración.

Más que un artículo de opinión es una invitación a que haya un cambio. Pero bueno, soy un simple periodista que seguro a la Dimayor no le importará mi pensamiento y que tal vez nada vaya a cambiar. Exigimos una Liga digna, mi solidaridad con jugadoras, cuerpos técnicos y familias involucradas en el fútbol femenino.

Comparte este contenido