Boyacá Chicó venció por la mínima al Leopardo en Tunja

En un partido con muchas emociones el Boyacá Chicó derrotó al Bucaramanga que, aunque lo intentó, se devuelve a casa con las manos vacías.

Balanta, el apellido de la expulsión

El primer tiempo del partido estuvo marcado por dos momentos puntuales que abrieron el partido para ambos equipos y generaron espacios en el mediocampo que luego serían aprovechados por Leopardos y Ajedrezados para hace de este un juego mucho más vistoso y rápido, algo que no es muy común de ver en los más de 2.800 metros de altura de la ciudad de Tunja.

A los 29 minutos el jugador de la visita Maicol Balanta, vería directamente la tarjeta roja tras pisar a un rival. El árbitro estaba muy cerca de la jugada y no dudó en dejar con diez jugadores a los dirigidos por Guillermo Sanguinetti.

Tan solo 9 minutos más tarde, Geimer Balanta del conjunto local vería la segunda amarilla y, por lo tanto, la expulsión, dejando así en misma cantidad de jugadores a ambos equipos.

Tras esto el partido se abrió mucho, la falta de un jugador por lado dejó espacios importantes en la mitad del campo que fue aprovechado, principalmente por el Boyacá Chicó, para avanzar más rápido al arco defendido por el buen arquero Jefersson Martínez que tuvo algo más de trabajo en el primer tiempo que su par Rogerio Andrés Caicedo Vasquez, quien realmente no tuvo ninguna intervención importante ya que su defensa supo contener los avances del rival durante todo el partido.

Con igualdad en ceros en el marcador, quedaba todo por ver en el segundo tiempo.

Boyacá Chicó vs Atlético Bucaramanga

Desde la táctica, el conjunto Ajedrezado, con algo de suerte, consiguió la victoria

Es bien sabido por todos que, a mayor altura, el balón viaja a mayor velocidad y cualquier remate se vuelve una oportunidad clara de gol.

A los 59 minutos de juego, el mediocampista Mateo Palacios del local tendría en sus pies la posibilidad de adelantar a los suyos desde un tiro libre frontal muy cerca al área rival.

El jugador tuvo la gran fortuna de que su remate rebotara en la barrera y desviara el balón, dejando en contra pie al arquero Leopardo, que solo pudo voltear su mirada para ver con impotencia cómo entraba el primer y único gol del partido.

Cuatro minutos más tarde la historia estuvo a punto de repetirse y nuevamente un lanzamiento de tiro libre fue el medio por el que el Chicó casi anota. Esta vez, con un nuevo rebote, el balón terminó rebotando en la base del poste izquierdo del arquero Martínez que, de nuevo, sólo fue un observador.

Gol del Boyacá Chicó

La suerte no acompañó al Leopardo al final

En el minuto 90, tras ser mostrado el cartel de cinco minutos de adicción, el defensor uruguayo al servicio del equipo de la capital Santandereana, Steve Makuka¸ remató de cabeza un buen centro de Roger Torres que terminaría pegando en la base del poste derecho del arquero Caicedo que respiro aliviado al saber que su equipo conservaba la ventaja.

Atlético Bucaramanga fue el gran dominador de los minutos finales e intentó de todas maneras conseguir el empate pero no fue posible, se fueron con las manos vacías del Estadio La Independencia.

Boyacá Chicó y una victoria que se necesitaba

El equipo dirigido por Bélmer Aguilar consiguieron una nueva victoria después de 5 partidos (incluidos dos de la Copa) y llegaron así a 15 puntos en la tabla de posiciones en la que se mantienen en el puesto 18 pero para la tabla del descenso siempre será importante sumar de a tres y aún mejor si se logran en casa.

Con tres partidos por jugar, el equipo Boyacense buscará conseguir la mayor cantidad de puntos posibles. Por su parte, el Atlético Bucaramanga, con esta derrota, ve muy difícil la posibilidad de clasificar a las finales, lo que es, nuevamente, una temporada para el olvido para los de la ciudad bonita.

Comparte este contenido