30 Años de la Copa Libertadores

Este 31 de mayo se cumplen tres décadas de la recordada victoria de Atlético Nacional frente a Olimpia, de Paraguay, donde se consagró campeón de América.

Foto: @nacionaloficial

El año de 1989 fue, en muchos aspectos, uno de los más oscuros y sangrientos de la historia colombiana, esto debido a la guerra declarada por parte de los carteles de la droga y los grupos paramilitares hacia el estado, dejando a su paso gran cantidad de muertos. Eso, añadido a que era el punto más alto del Narcotráfico en Colombia, las problemáticas invaden los territorios del país y Pablo Escobar era más poderoso que nunca.

Foto: Las2orillas

Dentro de las historias que surgen en ese año, aparte del asesinato de Luis Carlos Galán, quien era candidato presidencial y se encontraba ad portas de ser elegido como máximo mandatario de la nación, fue la victoria de Atlético Nacional, equipo oriundo de la ciudad de Medellín, en la Copa Libertadores de América.

Foto: Colprensa
Foto: Atlnacional.com.co

El recorrido comenzó en la fase de grupos, donde se enfrentó a Millonarios, equipo bogotano, Deportivo Quito y Emelec, de Ecuador. El equipo verdolaga clasificó segundo, detrás de los albiazules y a tres puntos y se encaminó a los octavos de final. En esta fase su rival fue Racing, de Argentina, a quien eliminó con un global de 3-2.

Luego de esto, comenzaría una serie de polémicas que, para muchos aficionados, expertos e hinchas del fútbol, serían clara muestra de las manos del Cartel de Medellín puestas sobre la obtención de ‘La Novia de América’.

En la ronda de cuartos de final el rival fue Millonarios, quien tenía un gran equipo, no obstante, después de la victoria verdolaga por 1-0 en el Estadio Atanasio Girardot, en El Campín de Bogotá el partido quedó en empate a un gol y le dio el cupo a Nacional a la siguiente fase.

Sin embargo, en este encuentro, hubo muchas decisiones arbitrales que fueron cuestionadas por la opinión pública, hinchas y jugadores del equipo rival, aludiendo a que iba más allá de un error humano y había sido la causa de la eliminación del equipo capitalino,

Eso no importó y el elenco paisa enfrentaba a Danubio, de Uruguay, por un cupo a la final del certamen continental. En la ida, en tierras charrúas, el resultado fue 0-0, marcador que debía definirse en la ciudad de Medellín. Es allí donde, la terna arbitral conformada por Carlos Espósito, Juan Bava y Abel Gnecco, fue amenazada por un grupo de sicarios quienes les ofrecieron dinero y dejaron en claro que el equipo verde debía ganar, de cualquier manera, el cupo a la final de la copa.

Juan Carlos Loustau al lado de los implicados Foto: Diario21TV

A pesar de esto los verdes se impusieron por 6-0 y avanzaron cómodamente, detalle que, por un momento, opacó el suceso que marca, por sí mismo, la historia de un país y de una copa que, con o sin merecimientos, quedó manchada de sangre a causa de grupos criminales que se encontraban al mando del club. Esto, a sabiendas que en Colombia, ya habían sido asesinados varios árbitros, no era un fenómeno aislado.

A pesar de esto, el equipo que era dirigido por Francisco ‘Pacho’ Maturana, aquel que dice que perder no es perder sino ganar un poquito, se enfrentó a Olimpia de Paraguay por el título más anhelado del continente. El equipo de René Higuita, Andrés Escobar, Leonel Álvarez y el ‘Palomo’ Usuriaga perdió en la ida, en Paraguay por 2-0.

Foto: Futbol-tactico

En el partido de vuelta, que se jugó en el Estadio El Campín, de la capital del país, debido a que el estadio de Medellín no tenía la capacidad de público suficiente para albergar una final, fue 2-0, a favor del elenco paisa, que definiría la ronda en tiros desde el punto penal.

En una ronda donde cada equipo cobró nueve penales, los paisas se consagraron por 5-4, con Higuita como figura, y estamparon, no solo la primera Copa Libertadores que se levantaba en el país, sino el comienzo de una historia que los llevó a ser el equipo más ganador en el fútbol cafetero.

Foto: Fundación Henry Agudelo
Foto: Infobae

No obstante, y sin demeritar el triunfo conseguido por Nacional, la mancha imborrable del Narcotráfico en la historia del club verdolaga y su título más importante, hasta 2016, sigue dejando esa lejana copa como un sinsabor para el fútbol colombiano, latinoamericano y el país mismo, que se sumió en los carteles, la violencia y aquel refrán que dice que “el fin justifica los medios”.

Foto: Infobae
Comparte este contenido